Este es un emblema que utilizan los pueblos como medio de identificación, además, como medio para expresar su respeto y adhesión a las efemérides o fechas de especial recordación.

En abril de 1997, el Concejo Municipal presidido por Gerardo Gutiérrez Ludeña, previo concurso, aprobó y autorizó mediante la respectiva Ordenanza Municipal, como Bandera de la Ciudad, una compuesta de tres franjas horizontales: Rojo-Blanco-Celeste (de arriba hacia abajo). Estos colores –nos indican- tienen la siguiente explicación: Rojo y Blanco, de los colores del emblema patrio. El Celeste, señala el hermanamiento con la ciudad de Talavera de la Reina (España).